Cómo utilizo un tablero de inspiración para crear una marca

Hace un tiempo publiqué un post sobre cómo hacer un moodboard o tablero de inspiración. Hoy voy a explicar cómo los utilizo yo a la hora de crear una marca.

Un inspiration board o tablero de inspiración es una colección de imágenes y bloques de color que proporciona un punto de partida al diseñador para inicial el proyecto. Este tablero será una guía que  ayudará a crear consistencia a lo largo de todo el proceso de creación de la marca y llevará a el resultado deseado.

Cómo utilizo un tablero de inspiración para crear una marca

Realizar un tablero de inspiración al inicio de cualquier proyecto te ayudará a:

  • Crear un lenguaje visual común
  • Traducir ideas y conceptos que pueden ser difíciles de explicar sólo con palabras
  • Reducir el tiempo dedicado a revisar el trabajo debido a malentendidos o malas comunicaciones

Pero una vez has creado el tablero, ¿cómo utilizarlo? ¿cuál es el siguiente paso? Este es mi proceso de creación de marca a partir de un tablero de inspiración.

1. Buscar ideas clave y similitudes visuales

Obviamente, antes de crear el tablero ya tenías en mente ciertas ideas que el cliente te ha transmitido y que tú has asimilado dándoles tu propio enfoque.

Basándote en esas ideas o conceptos has reunido las imágenes y seleccionado los colores que conforman el tablero. Eso significa que probablemente las diferentes imágenes de tu tablero ya tienen un punto de coherencia en el momento en el que comparten una serie de conceptos.
De lo que se trata ahora es de buscar similitudes visuales.

Estas similitudes pueden ser el color, la forma, la textura, la estructura, la tipografía…

Muchas veces ya se pueden ver a simple vista cuando estás creando el propio tablero. Sin embargo, siempre surgen otras formas, colores o patrones que no son tan evidentes.

Mientras buscas las similitudes entre las fotos, comenzarás a ver los elementos clave y los conceptos generales que pueden ser llevados al diseño de la marca.

La coherencia se crea buscando temas comunes.

Tablero de inspiración MlMonferrer

2. Crear el logotipo

Después de tomar nota de todos los elementos y conceptos similares de nuestro tablero empiezo con el diseño del logotipo.

Esto prefiero hacerlo con papel y lápiz.

Aunque me cuesta bastante alejarme del ordenador, me resulta mucho más fácil ordenar las diferentes ideas y dejar volar la imaginación cuando lo hago manualmente. Me dedico a hacer bocetos y escribir en los márgenes los significados de los diferentes elementos. De esta forma, me van surgiendo nuevas ideas para representar el mismo concepto. Normalmente, el boceto va evolucionando y un boceto surge otro mejorado, y así consecutivamente hasta que encuentras uno (o varios) con el que me siento satisfecha.

Esto no lo hago de una sola “sentada”. A veces estoy varias horas dándole vueltas a lo mismo con grandes resultados, y otras me veo sobrepasada y prefiero alejarme durante varios días para retomar el trabajo con una nueva visión.

Y nunca borro o tiro los bocetos que voy haciendo. Hay veces en las que puedes retomar un concepto que habías desechado un convertirlo en algo realmente bueno.

Todo este proceso lo hago sin perder de vista el tablero de inspiración para que tanto conceptual como visualmente se mantenga coherente. Y una vez selecciono los bocetos que más se amoldan a las ideas y similitudes extraídas del tablero, procedo a digitalizarlos con Adobre Illustrator.

3. Crear la paleta de colores para la marca

Llegados a este punto, todos los gráficos y bocetos que han ido surgiendo han sido sin color, en blanco, negro y/o gris. Ahora es cuando la cosa se complica un poco más. El siguiente paso es crear la paleta de colores.

Es evidente que los bloques de color que hay en mi tablero de inspiración sirven para esto, pero la gran mayoría de las veces necesitan ser ajustados. Para crear los bloques de color del tablero suelo utilizar la herramienta del cuentagotas de Photoshop y seleccionar los colores predominantes del conjunto del tablero. Esto no siempre te asegura que los colores sean los más acertados.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la variedad de tonos es correcta. Como regla general debe de haber 3 tonos diferentes: un color claro, uno medio y otro oscuro.

Por otro lado, hay que ser conscientes de que no todos esos colores van a formar parte del propio logotipo, si no de la marca y todos los elementos de branding que se desarrollen.
Por lo que a la vez que seleccionas la paleta de color, debes ir pensando cómo van a ser utilizados esos colores y vas creando las normas de uso. Por ejemplo, si vas a utilizar los colores oscuros de fondo y el logotipo en claro haciendo contraste o si el logotipo utilizará un solo color primario y el resto de colores se utilizarán en los iconos corporativos.

Lo ideal es crear un sistema de normas consistente desde el principio para mantener la coherencia y el equilibrio en todos los elementos de branding que se diseñen a partir de esta paleta de colores.

4. Seleccionar las tipografías corporativas y otros elementos

El tablero de inspiración también nos ayudará a seleccionar la tipografía que vamos a utilizar tanto en el logotipo como en el desarrollo de la marca.

Por ejemplo, si hay un montón de líneas limpias y elementos geométricos en el tablero, podría elegir una fuente sans-serif. Si por el contrario, hay muchas líneas curvas evocando moviemiento, quizá sería mejor elegir una fuente con remates.

Y de esta misma manera podemos crear el resto de elementos que requiera la marca como patrones o iconos. Solo tienes que asegurarte de que cualquiera de estos elementos es coherente con el tablero de inspiración que creamos al principio de todo.

Guía de estilo MlMonferrer


Y así es básicamente como yo utilizo el tablero de inspiración. Es una forma de mantenerme centrada durante todo el proceso de creación de la marca y no distraerme con otras imágenes que pueda encontrar atractivas durante el proceso.
El siguiente paso después de crear todos estos elementos es ordenarlos y clasificarlos en la Guía de Estilo junto con las normas básicas de uso.
¿Y tú? ¿Cómo utilizas los tableros de inspiración?

No hay comentarios para este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *