Cómo y por qué hacer un moodboard

Cómo y por qué hacer un moodboard

Por qué utilizar moodboards

Hasta hace muy poco tiempo, en cada nuevo proyecto que empezaba solía pedirles a mis clientes que me dieran ejemplos de colores, fuentes, fotografías y webs que les gustaran para hacerme una idea de cómo querían que fuera su diseño.

Normalmente esto era un desastre. Muchos no se molestaban en enviar nada y otros me daban una dirección web y esperaban que la copiara o hiciera algo muy similar. Y aún era peor con esos clientes que te enviaban lo que querían una vez ya habías hecho la mitad del trabajo, haciéndome retroceder en el proceso y perder tiempo y dinero.

Para evitar esto y hacer el proceso más fácil comencé a utilizar moodboards. Y aunque para mi es una herramienta muy útil, todavía muchos de mis clientes no entienden para que sirve.

Qué es un moodboard

Un moodboard no es más que un collage de imágenes digitales, una colección de colores, fotografías, fuentes y texturas que definirán perfectamente la identidad visual del proyecto.
Es una herramienta para presentarle al cliente el concepto general de cómo acabará siendo tu proyecto.

Cómo crear un moodboard

La creación de un moodboard se puede separar en dos fases principales:

  • La primera es la recopilación de imágenes que vas a utilizar
  • La segunda es el montaje del moodboard.

Recopilación de imágenes

Como es obvio, para crear un moodboard vas a necesitar imágenes, muchas imágenes. Puedes guardar todas las fotos e imágenes que te gusten en una carpeta de tu ordenador, pero yo te recomiendo que utilices Pinterest para esto.  Con Pinterest puedes ver rápidamente el conjunto de todas las imágenes que has guardado y seleccionar las que vas a utilizar en tu moodboard.

Comienza creando un tablero privado para no avasallar a tus seguidores con imágenes que no les interesan y comienza a guardar aquí todo tipo de imágenes que te parezcan atractivas y que guarden relación con el proyecto.
Tablero de Pinterest

No hay una norma para seleccionar las imágenes. Se supone que si van destinadas a ilustrar un mismo proyecto deberían tener una o varias características visuales similares como la gama de colores, los estilos fotográficos o la temática de las fotos, pero no tiene porque ser así.

Lo importante es que el conjunto de las imágenes evoquen aquello que quieres representar y te dejes llevar por tus sensaciones personales. Por ejemplo, si yo quisiera representar que algo es suave, elegiría una imagen de una mullida manta de algodón o quizá de una pluma. ¿Y tú? ¿Cómo representarías “la suavidad”? Eso es lo realmente importante, plasmar tu visión de los conceptos que quieres representar.

Cuando tengas suficientes imágenes en el tablero, comienza a seleccionar cuales quieres que formen parte de tu moodboard.

Algunos consejos para recopilar las imágenes:

  • Utiliza Pinterest para buscar imágenes, no solo para guardarlas.
  • Busca inspiración fuera de tu ordenador. Haz fotos de todo lo que te guste e inclúyelas en tu tablero de Pinterest.
  • Si hay una imagen que a priori es la que más te atrae, utilízala como base y construye todo el moodboard alrededor de ella.

Montaje del moodboard

Para montar el moodboard puedes utilizar cualquier programa de edición de imágenes, aunque yo suelo utilizar Photoshop.

Sólo hay que crear una composición o rejilla para encajar todas las imágenes y elementos que hay que mostrar juntos. O más fácil, utilizar una plantilla para moodboard y rellenarla con tus imágenes.

¡Descarga tres plantillas gratuitas para hacer moodboards!

Puedes recortar y cambiar el tamaño de las imágenes para que se adapten a los espacios que tienes o utilizar las máscaras de recorte de Photoshop. Incluso puedes editar las imágenes para hacer que tengan tonos más similares, o cambiar el contraste o la luz.

Para hacer la paleta de color puedes utilizar la herramienta del Cuentagotas y tomar los colores directamente desde las imágenes.
Moodboard de ejemplo
Algunos consejos para montar tu moodboard:

  • Utiliza al menos 6 imágenes, pero no más de 10 (sin incluir los bloques de color).
  • Asegúrate de que las imágenes están alineadas y que están separadas por la misma cantidad de espacio en blanco entre ellas. De no ser así, la visión general del moodboard será caótica.
  • Puedes utilizar imágenes en horizontal, vertical o cuadradas. Si quieres enfatizar algo que te parezca relevante, como un patrón, insértalo en una forma circular o hexagonal, o alguna otra forma que llame la atención.
  • Si has seleccionado tus imágenes y concebido todo el tablero en torno a una imagen principal, haz que sea evidente dándole el espacio más grande.

Aquí puedes descargarte de forma gratuita tres plantillas en formato PSD para que hagas tus moodboards.

No hay comentarios para este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *